miércoles, 30 de noviembre de 2011

Aviso parroquial.

Esta botella que he enviado a la web con la ligera esperanza de que entre los navegantes entre link y link haya alguno quien se sienta destinatario de una carta embotellada. Ante tanta respuesta a éste género olvidado de la epístola abro mi botella para que regrese cargada con nuevas cartas. Sin temor a equivocarme dejo una convocatoria permanente para las cartas de ustedes: empacadas en botellas, enviadas en aviones de papel, enredadas en árboles, cartas nunca escritas, o cartas como que van más allá de este mundo como el disco dorado del Voyager. Quedo atenta a sus cartas para embotellarlas en este espacio.

Saragapi@gmail.com